5
(1)

En mi último semestre de carrera (23 años) nos pidieron un proyecto en equipo, como siempre nos juntamos el grupito de amigas, pero además el profesor metió a nuestro equipo a una chica llamada Mayté, a pesar de que toda la carrera Mayté estuvo en el mismo grupo, casi no nos hablabamos, pues éramos de circulos sociales diferentes, ella era muy lista y aplicada, tanto así que fué el mejor promedio de la carrera y raras ocaciones la veíamos en fiestas, aún así la recibimos bien en nuestro grupo y logramos congeniar, debido a que era un proyecto largo, que nos llevaría varios meses realizar, una vez a la semana nos reuníamos en casa de Mayté para trabajar, pues era la que mas cerca tenía su casa de la escuela.Su familia era de dinero, su padre tenía buen puesto en el gobierno de la ciudad y su casa era muy grande, un patio muy amplio y bastante ostentosa, aún así Mayté era una chica muy centrada, nada prepotente, muy simpatica y agradable, de cuerpo muy delgado, flaquita pero muy bonita, debido a que cada semana estavamos en su casa nos habíamos ganado la confianza de sus padres y de su perro Kaleft (protagonista del relato), un Rottwailer, al principio Kaleft nos ladraba y griñía al llegar a casa de Mayté, al grado de que ella tenía que encadenarlo antes de que pasaramos, pero poco a poco se fué familiarizando con nosotras y nos recibía haciendo fiesta cuando nos veía.Una ocación, yo llevaba una minifalda, mientras trabajabamos en el comedor, Kaleft entró a donde estabamos y comenzó a olfatear a mis amigas una por una para conocernos más, Mayté iba a correrlo pero le dije que lo dejara pues no incomodaba además ya estava tranquilo a comparación de las primeras veces que nos veía, Kaleft siguió con su recorrido, algunas de mis amigas le acariciaban y él respondía moviendo la cola, cuando llegó conmigo se puso a mi lado, le acaricié la cabeza mientras revisaba un texto, a los pocos minutos se aburrió y se metió a acostarse bajo la mesa y parecía que se había quedado dormido. Había pasado un ratito, estaba con mis amigas comentando algo del trabajo cuando algo humedo y frio rozaba mi rodilla… quedé paralizada, la sensanción fría jugueteaba entre mis rodillas, aprete fuerte las piernas pero esa cosita fria insistía, escuché el sonido leve de una respiración agitada, fué entonces cuando recordé Kaleft estaba bajo la mesa, me quedé paralizada y mis amigas se percatarón de eso, Pamela me preguntó que pasaba, a lo que les dije que Kaleft me había aplastado el pie pero ya se había quitado por lo que seguimos con la plática, discimuladamente acariciaba su cabecita mietras seguí con el trabajo pero al dejar de acariciarlo nuevamente volvía a olisiquiar en mis rodillas, en cierto momento tuve que incorporarme un poco para alcanzar una pluma, por lo que separé un poco mis piernas y Kaleft aprovechó para meter su ocico debajo de mi falda, solo llegó a mitad de mis muslos pero su lengua hizo acto de aparición y se puso a lamer mis muslos, intenté apartarlo pero muy insistente seguía lamiendome, si hacía más alvoroto todas se darían cuenta, no sabía como detenerlo, en ese momento de duda relajé las piernas y solo pude sentir como Kaleft sumió su cabeza con fuerza hasta que su humeda nariz hizo contacto con la tanga que cubría mi zona íntima.Por instinto o costumbre separe las piernas y Kaleft se dio gusto lamiendo mi tanga, por momentos su legua tocaba mis labios vaginales que escapaban poco a poco de la tanga o mejor dicho la abrazaban, mi piel se erizó y mi cabeza comenzó a nublarse, trataba con todas mis fuerzas no gemir, cerré los ojos y solo escuchaba a mis amigas hablar, era increible como estaba a punto de tener un orgasmo en medio de todas mis amigas y ese orgasmo sería culpa de un canino.Estaba por soltar un gemido cuando Kalefg se retiró y salio de la mesa, yo estaba con la cabeza hacia atrás, con mi mano cubriendo mis ojos cerrados, agitada y con mucho calor pero ya no escuchaba ruido.

  • Yuri… ¿estás bien? Pregunto Gaby.

Tarde unos momentos en reaccionar… quite mi mano y mire a mis amigas.

  • ¿Te sientes bien? Estas toda roja. Comentó Mayté.
  • Si… de pronto me sentí mal… mareada y caliente.
  • Ve recostarsterte a mi cuarto – dijo Mayté.
  • No… mejor me voy a mi casa…
  • No puedes manejar así, te llevo si quieres. Me dijo Daniela.
  • No se preocupen, estaré bien, me iré despacio.

Me iba a levantar pero en cuanto lo intenté pude sentir mis nalgas, muslos y falda mojados, por lo que volví a sentarme.

  • Creo ya se me esta pasando… solo regalenme agua por favor…

Continuamos trabajando, y trate de no levantarme para nada, antes de retirarnos me amarre un sueter a la cintura y me fuí a casa esperando que la silla no estuviera tan húmeda.Y fin, espero les gustara el relato y dejen sus comentarios…Naaaa… no es cierto.Esto sigue.Al llegar a casa no pude hacer otra cosa mas que masturbarme para al fin descargar mi calentura.Desde ese día Kaleft se convirtió en obseción, cada que iba casa de Mayté vestía con minifaldas o vestidos para que lo anterior se repitiera, mientras trabajabamos llegaban destellos a mi mente fantaseanso con él, soñaba seguido que me follaba, me imaginaba siendo cogida por él frente a mis amigas, recuerdo un sueño loco en el que un perro antromorfotizado gigante y musculoso llegaba y me violaba en el patio de mi casa pero nunca pasó nada con ese perro.Meses después, poco antes de terminar el semestre, acabamos el trabajo, y al recibir una calificación de 10 organizamos una salida entre las 6 para festejar, obvio incluida Mayté, aun que dus padres no querían dejarla salir finalmente cedieron, con la condición de regresarla a casa.Fuimos por la tarde a un bar y por la noche a un antro, yo llevaba una microfalda negra ajustada, un top negro, una torera roja, botas altas a la rodilla y tanga negra (ahora que lo pienso parecía prostituta), la noche transcurrió con normalidad, bailamos, bebimos y todo tranquilo, pero Mayté se puso muy borracha, debido a que la casa de ella queda de paso a la mía me ofrecía a llevarla a su casa.Al llegar a su casa al rededor de las 3 am. le pedí sus llaves pues me daba pena tocar y que sus papás la vieran en esas condiciones, me las dio y baje a abrir, me tarde un poco en encontrar la llave de la entrada, cuando camine en el patio para abrir la puerta de la casa su padré ya la había abierto. Le explique que Mayté había bebido un poco mas de la cuenta y la quería acompañar hasta su dejarla dentto de su cuarto, a lo cual su padre contestó que ya se lo había imaginado, pues nosotras nos veíamos mas desmadrosas que ella pero que no me preocupara (mientras me hablaba note como el papá de Mayté me comia con la mirada, me miraba de arriba a abajo sin perder detalle de mi cuerpo y ropa) me dijo que metiera mi auto a la cochera y sería mas sencillo pasar a Mayté, se abrieron las puertas del zagüan y volví a mi auto, Mayté estaba perdidamente dormida, entré a su jardín para estacionarme cerca de la entrada a su casa, su padre se acercó y cargó a Mayté como si fuese una niña (estava muy delgadita jeje), ayude abriendo la puerta de la entrada y corri para abrir la de si recamara, su papá la acosto en su cama y salimos del cuarto.Su padre amablementenme ofreció quedarme en su casa pues ya era noche y por la mañana sería mas seguro ir a casa, me indicó donde estava el cuarto de visitas y le di las gracias, le comenté que bajaría a tomar un vaso de agua antes de dormir, me contesto que me sintiera como en mi casa y él ya se iría a su habitación a dpemir, se despidió deseandome buenas noches y fué a su recamara y por mi parte bajé a mi auto por mi bolsa y mi telefóno, de pasó me me dirijí a la cocina por un vaso de agua, al encender la luz de la cocina tambien prendí la del jardín trasero, me serví el vaso y al mirar al jardín vi a Kaleft saliendo de su casita, se me quedó viendo y empezó a mover su colita, fuí al cuarto de lavado (al lado de la cocina y abrí la puerta que conecta con el jardín, Kaleft de inmediato se acercó a mi, me agaché para acariciarlo.

  • Hooooola hermoso… ¿feliz de verme? Te extrañe hermoso, ya quería verte.

Tantito el alcohol, tantito el calor que traía pero sobre todo las ganas reprimidas que tenía de ser la perra de Kaleft me impulsaron a hacer cosas aunque estuviera en casa de mi amiga.Estava en cuclillas acariciando a Kaleft, pero un lapso de coordura me hizo ponerme de pie, ya me iba a ir pero en lugar de eso solo me sercioré de que no hubiera nadie, sin  salir del cuarto de lavado solo me asomé rápidamente a la cocina y levanté mi falda a mi cintura, metí mi mano dentro de mi tanga sintiendo con mis dedos mi jugosa vagina que empezó a palpitar y a sentirse muy caliente, metí mis dedos para llenarlos de fluido vaginal y retiré mi mano, solamente la baje un poco y Kaleft de inmediato comenzó a lamer mis dedos – ¿te gusta bebe? ¿Quiéres mas?- con mi mano izquierda jalé mi tanga a un lado y con la derecha abrí mis labios vaginales y metía mis deditos, Kaleft de inmediato comenzó a olfatear y lenguetear, mi piel se erizó al sentir su rasposa lengua y su humeda naríz, no fue necesario meterme los dedos, únicamente separé mis labios dejando que la ágil lengua de Kaleft entrara para beber mis jugos directamente. Su lengua por momentos pasaba sobre mi clítoris, eso probocaba que mis piernas flaqueran y me retorciera recargadome sobre la puerta y sacandome gemidos, no creo quepasaran ni 5 minutos cuando Kaleft logró sacarme un orgasmo que provocó salieran gran cantidad de mis flujos sobre el suelo, tuve que agarrame rápidamete de la perilla y del marco de la puerta para no caer, Kaleft agachó la cabeza para lamer lo que estaba en el  suelo, me quedé recargada en la puerta respirando muy agitada intentando recuperar el aliento, me sentí mareada un par de minutos, Kaleft comenzó a lamer mis piernas y no tardó en lamer mi tanga que cubría parcialemte mi vagina, nuevamente las ondas deplacer inundaron mi cuerpo -hay… ya no… ya no amor… ya no… me vas a hacer… noomm. Noooo… – quería retirarme pero mi cuerpo no se movía pues mispiernas se me doblaban…

  • Esta bien… esta bien… te voy a dar lo que quieres… hazme tu perra… cojeme duro mi amor.

Subí bien mi falda a la cintura puesto que se me había vajado un poco, bajé mi tanga a mis rodillas y por si sola llegó hasta el suelo, solamente saqué un pié y me arrodillé en el piso, Kaleft se me aventava y pronto vi que la punta de su pene ya estaba fuera, el perro sabía que se cojeria a una perra, a mi, y ya estaba listo para hacerlo, tuve que empujarlo para que me dejara acomodarme, me puse en cuatro y Kaleft de inmediato me monto… pero sobre mi hombro jeje, por lo k tuve que usar ambas manos una para empujarlo y otra para darme palmadas en la nalda, por tal motivo mi cabeza quedó apoyada en el frio suelo y mi culo bien levantado.Di un par de palmadas en mi nalga, las cuales llamaron la atenció de Kaleft, se acercó por detras de mí a olfatear, primero mi ano, esa sensación me hizó apretar mi culito y erizó mi piel, esperaba diera un par de leguetadas pero no fué así, separe con las manos mis nalgas invitandolo a que lamiera pero solo olfateaba, sin esperarlo se montó sobre de mi aferrandose a mi cadera, sus garras se encajaron en mi piel produciendome un poco de dolor, pero era más la excitación, Kaleft comenzó con sus movimientos de copulación y su pene golpeaba mis nalgas, golpeaba mi clítoris también, mis labios vaginales y por todos lados pero no lograba penetrarme y no quería que se fuera a bajar pues a veces al hacer esto el perro pierde el interés.Separé mis piernas un poco y levanté el culo todo lo que pude arqueando mi espalda (para las que quieran probar en esta posición los perros rápido penetran) Kaleft de inmediato me penetró metiendome hasta el fondó su ardiente pene y no pude evitar gemir, ya ensartada bajé un poco el culo abriendo un poco mas mis piernas de esta manera Kaleft se apoyaría bien en suelo para darme con todo, y no se hizo esperar, empezó un desenfrenado mete y saca, apoyé mis manos en el suelo, en mi cara ya no sentía el frio del suelo y al contrario me sentía caliente, sus patas delanteras rasguñaba mi cintura y sus garras se enterracan en mi piel cada que se apretaba contra mi, su pene movía el interior de mi vagina una y otra vez y yo no podía parar de gemir, un orgasmo llegó de inmediato llenándose mi vagina de mis fluidos por lo que el sonido del chapoteo se hizo presenteaaahhh… aaaahhh… aaaahhh… ahhhh… amor… aaahh… tu tambien. Aaahhhh me… Deseabas veerdad… aaahh… aahhh…La saliva de Kaleft escurria por mi espada y ensuciaba mi top, otro orgasmo llegó… mi mente se comenzaba a nublar… aaahhhh… aahhh… aaahhhh…Sentí su bola tocando los labios de mi vagina e intententaba torpemente pasar mi mano por debajo para impedir que entrara.No mi amor… aaahhh… ahhhh… aaaahhh… no… aahhh… hoy no… no… no meee aaahhh… no me la aaahhh… metas… no… aaaahhhh…Un subito orgasmo me llegó y debido a la libricación y al momento de orgasmo su bola se metió… aaaaahhhhh…Un laaaaaargo y fuerte gemido anunció que dos orgasmo se me habían juntado, mi mente se perdió, mi cuerpo se entumió, no sentía nada y sentía mucho a la vez, pero no fué todo justo en ese momentó Kaleft revento dentro de mí y sus espermas me llenaron de golpe… no se si fue otro orgasmo, eran demaciadas sensaciones para mi cuerpo… intentaba gemir pero no podía… hasta me costaba jalar aire (ahora que lo pienso pudieron ser mis principios de asma jaja) sentía que me ahogaba, mi cuerpo no reaccionaba, mi mente tampoco, nunca en la vida haia tenio orgasmos tan intensos uno detras de otro; tan próximos que se mezclaron en un gran super orgamo.Me encontrava completamente sobre el suelo, Kaleft me tenía abotonada e incluso se había dado ya la vuelta y ni cuenta me había dado, parecía ser que estaba casi sentado sobre mí pues yo estava acostada sobre el suelo, lo entumesido de las piernas y las manos se me estaba pasando, Kaleft dió un tirón para levantarse y su bola salió en el primer intento, solamente pronuncié un ligero “hay” pues no me dolio tanto, debía estar muy libricada para que saliera luego luego, sentía su semen escurrir por mi entrepierna, junté fuerzas para levantarme poco a poco y en el piso había un charco de semen canino, mi vagina esta abierta, yo creo que si me volvia a cojer su bola entraría con la misma facilidad con la que salió, tome un trapo de la mesa y me limpie las piernas, después con servilletas limpié mi vagina y me  acomode mi ropa incluida la tanga, del cuarto de lavado tomé un mechudo y limpié el charco, finalmente tomé el agua que quedaba de mi vaso y lo enjuage, Kaleft ya se había ido al patio como si nada, unicamente regresé a cerrar la puerta.Subí sin hacer ruido pues no sabía si alguien me había escuchado y me dispuse a dormir.A la mañana siguiente la cama estaba mojada, aún se había salido mas esperma en la noche, la tanga igual la tenía mojada, antes de bajar me las arreglé para voltear el colchon jeje.Aun que volví algunas ocaciones a casa de Mayté nunca se volvió a repetir nada con Kaleft pero me quedo la satisfacción y el recuerdo excitante de ser la perra de ese cachorro.Dejen sus comentarios, besos.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Una replica a “El perro de mi amiga”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Canosa Digital.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Canosa Digital.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.