5
(1)

Hola, soy Daniela y les contaré cómo me convertí en una chica zoofiílica.

Bueno comenzamos cuando termine la preparatoria, vergonzosamente lo termine a mis 20 años (siendo virgen aún) ya que reprobé 2 veces en 3° y 5° semestre, en fin al salir de la escuela no entré a la universidad y me quedé un año en mi casa “estudiando” para la siguiente vuelta, año en que mi madre salía mucho de viaje por su trabajo ya que es Auditora. Esto implica salir incluso por meses para auditar las  empresas que le tocaban.

Bueno pues un día mientras estaba sola de noche me sentía aburrida así que empeze a tocar vagina, mi madre siempre decía que masturbarse era algo malo y por mucho tiempo tube esa idea hasta esta noche, pero en este caso fue bueno ya que escuché escuché como alguien entro a la casa, era un ladrón el cual entró en mi cuarto justo en el momento en que yo rozaba con mis dedos mi clítoris.

– No te muevas puta o te mataré- gritó el ladrón apuntandome con su pistola

Yo me quedé quieta en mi cama con mi vagina al descubierto mientras el buscaba ente mis muebles cosas de valor, se llevó dinero mi teléfono y otras cosas que había en la sala.

– que buena estás putita – me dijo mientras tocaba mi clítoris e intenté apartarlo (cosa que no fue buena que digamos) – ¡ no te muevas estúpida que jalo el gatillo!

Las lágrimas corrían por mi rostro

-Ahora verás para que llores con gusto – dijo el ladrón al colocarme boca abajo y comenzó a nalguearme fuertemente, lloraba moridiendo la almohada y de pronto escuché como desabrochaba su cinturón para bajar sus pantalones y…

Sonó una sirena de policía

-Cheeto Pérez estás rodeado sal ahora mismo

Supongo así era el apodo del ladrón, este salió corriendo y salto por la ventana de atrás escapando hacia la otra calle, los policías entraron y me vieron llorando sin mis calzones, inmediatamente me vestí y ellos me hicieron varias preguntas sobre el ladrón y lo sucedido, no lo vi de la cara solo dije que robo dinero mi celular objetos valiosos de la sala e intento violarme, me dejaron llamar por teléfono a mi madre para comentarle lo sucedido y al regresar ella a casa venia acompañada de un gran doberman para cuidar la casa cuando ella salga de trabajo.

Al llegar inmediatamente me abrazó y me preguntó sobre lo sucedido aquella noche teniendo una larga charla sobre eso, también me habló sobre el perro para cuidar la casa como alimentarlo etc etc, al principio no le caí muy bien ya que me gruñía e intentaba morderme hasta que con tiempo poco a poco nuestra relación fue mejorando.

Cierto día mi madre salió nuevamente a su trabajo está vez le tocó hacer la auditoría de uno de los mejores hoteles donde se hospedaban personas importantes como artistas e incluso políticos.

Me quede sola con Sam, así decidimos ponerle, se suponía me que debería estar estudiando pero me dio pereza así que decidí indagar en internet y termine platicando con una amiga , Paulina es su nombre, es un poco loca después de un rato comenzó a hacer ese una plática algo caliente preguntando cosas como a qué edad dejé de ser virgen a lo cual le respondí que aún lo era, cuál era mi fantasía sexual etc etc.

El día pasó normal hasta que callo la noche y Sam estaba dormido a unos 5 metros de mi cama, decidí masturbarme de nuevo pero tenía algo de sueño ya y quedé dormida sin la parte baja de mi pijama, en mi sueño recordé aquella vez que robaron mi casa pero había algo diferente Sam estaba ahí y cuando el ladrón .e volteó para azotarme Sam lo mordió causando que este galleta al suelo muy herido eso me alivió hasta que sentí como me montó e intentaba meterme su miembor por mi vagina hasta que desperté y me dio mucha vergüenza darme cuenta de que había dejado mi cama algo húmeda, medio dormida y despierta me pare de la cama completamente desnuda de la cintura para abajo, me fui al refrigerador y Sam se despertó, se acercó hacia mi oliendo mi trasero por el líquido que había producido anoche, eso fue lo que me hizo despertar al 100, inmediatame gire y le di un golpe en la cara y este reaccionó de mala forma queriéndome morder hasta que lo tranquilice . Fui a mi cuarto a vestirme  y después desayuné, arreglé mi cuarto y la sala también Sam comía de su tazón mientras yo estaba en la mesa con mi laptop recordando aquel sueño el cual hizo que me calentará un poco, trate de concentrarme en la materia de Física pero realmente no entendía nada por pesar solo en eso, hasta que decidí ir con Sam un poco nerviosa de lo que sucedería, comenzé jugando un poco con el, lo acariciaba y le daba un hueso de esos que venden es las tiendas de mascotas que parecieran estar hechos de alguna pasta, poco a poco las caricias que le hacía se acercaban a su miembro, estaba muy nerviosa y mi corazón latía muy rápido y por un momento decidí parar me levanté y me fui al baño , me quedé sentada en el inodoro meditando, segundos después Sam comenzó a rascar la puerta del baño y ladraba un poco, ya había captado la atención de el y eso me éxito aún más, lo pensé por unos pocos segundos hasta que me decidí, me saqué toda la ropa y salí del baño Sam brincaba sobre mis piernas queriendo que lo acabriciara y así empezó, una parte de mi quería abortar inmediatamente pero la otra ( que era de mayor porcentaje) quería seguir adelante.

Me senté en el suelo el cual me hizo temblar que ya que estaba frío y yo tenía mis nalgas descubiertas, no quería hacerlo muy largo y decidí tocar su pene, este se extrañó un poco pero al ver que comenzaba a masajeralo Sam se puso mas juguetón y poco a poco  le iba creciendo el pene  a Sam esto me éxito tanto que de un momento a otro me vine comenzé a temblar, Sam comenzó a languetearne la cara cosa que me dio más placer , no lo dude más era mi momento y decidí dar un paso más, tome su pene y comenze a mamarlo, mi cabeza se movía de arriba hacia abajo y Sam reaccionó como si mi boca fuera el oyó de una perra y comenzó a moverse como si lo penetrara, lo hizo con fuerza tanto que así logro que tocará mi garganta profunda lo cual me lastimó he hizo a que lo retirará de mi boca causándome por un momento ganas de vomitar, recordé mi sueño y si pensarlo dos veces me puse en cuatro patas y comenzé a gatear , Sam me seguía y yo seguía gateanto meneando mis pompis de un lado a otro, por un momento no lo vi detras de mi y escuché como sus patas corrían hasta que sentí como se me subio recargando todo su peso sobre mi e intentaba penetrarme pero no atinaba, yo tenía ya un poco de miedo pues nunca había tenido sexo y está vez sería la primera pero con un perro??? Solté unas lágrimas ya que me sentí como la perra que soy al entregarle mi culo a mi perro.

Después de unas lágrimas sentí un dolor horrible, Sam había logrado penetrarme y sin piedad comenzó a embestirme de una manera brusca y violenta lo cual provocó que llorará ahora sí, después de un rato cagiendome sentí mi vagina tan mojada que el dolor ligeramente disminuía , estaba tan excitada y adolorida a la vez que empeze a gemir muy fuerte además estaba completamente sola.

Después de 6 minutos aproximadamente (los más largos de mi vida hasta ahora) sentí como su pene se hacía extremadamente grande tanto así que este me hizo gritar de mucho dolor, lleve mi mano a mí vagina para retirarlo pero Sam me gruñó y después mordió mi hombro izquierdo, me tenía muy bien sujetada de mi sintura , sin duda ya era su perra y el mi macho, al regresar mi mano para apoyarme en el suelo noto que está tiene sangre lo cual me dio aún más miedo hasta que recordé que una mujer en su primera relación sexual sangra debido al rompimiento del himen y esto me tranquilizó, después sentí como Sam se volteó completamente hasta y así quedamos pegados culo con culo posición de la cual era difícil salir hasta que el pene del perro se desinflamara y así duramos un buen rato hasta que esté se salió y al hacerlo escuché claramente el sonido de haberse chispado de mi culito, y al salir chorros de semen canino salía de mi vagina, Sam se lamió un poco y yo quedé tumbada en el piso escurriendo semen y fluidos de mi vagina.

Pensé que todo habría terminado hasta que senti a Sam nuevamente arriba de mi está vez mi ano quedama más abajo debido a que estaba casi boca abajo completamente y me penetró están vez por ahí y tardó menos tiempo en venirse hasta quedar pegados otra vez pero aquí si le costó más salirse , como 18 minutos hasta que por fin nuestro encuentro de macho y hembra término, tarde unos segundos en poderme levantar y me costó caminar bien el resto del día , incluido los 2 días siguientes caminaba arqueada por las cogida que me dio mi macho.

Sin duda me gustó y pienso coger con el más seguido, para ser mi primera vez no estuvo tan mal , será la relación sexual que más recordaré…

Gracias por leerme y espero les guste.

Seguiré escribiendo más historias esperelas

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Canosa Digital.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Canosa Digital.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.